top of page

Suxone gisrokachine: comunidades nativas de Madre de Dios ahora son lideradas por mujeres

Cuando en agosto de 2017 la asamblea de la Comunidad Nativa Isla de los Valles eligió a Nancy Saavedra Lizardo como jefa de la comunidad, la vida de esta mujer yine de 38 años cambió por completo. Para llegar a la Comunidad Nativa Isla de los Valles se tiene que partir de madrugada desde la capital de la región Madre de Dios, Puerto Maldonado, hacer un viaje de tres horas por la carretera interoceánica hasta Puerto Carlos, vadear el río Inambari, tomar un carro en Puerto Punkiri Chico para seguir otra hora por un camino de trocha hasta Colorado, abordar un bote que tiene que surcar el río Madre de Dios durante aproximadamente siete horas hasta Boca Manu y finalmente caminar durante quince minutos a través de un camino rodeado de vegetación. “Juntos somos imparables” es la frase escrita en el polo fucsia que viste Nancy Saavedra el día que recibe a la delegación de facilitadores y facilitadoras del Consorcio Perú que arriba a la comunidad yine ubicada en el distrito Fitzcarrald, provincia de Manu (Madre de Dios) para realizar un taller sobre gobernanza territorial, planes de vida y defensa de los bosques. Nancy es una de las diez suxone gisrokachine (mujeres lideresas en yine) que actualmente son jefas de diez comunidades nativas de la región Madre de Dios. La jefa lleva viviendo 17 años en Isla de los Valles y cuenta que al llegar, luego de una larga travesía desde su natal Sepahua (Ucayali), nunca imaginó que se quedaría a vivir ahí y mucho menos que, en agosto del 2017, la asamblea comunal pondría sobre sus hombros la responsabilidad de dirigir la comunidad junto a otras cinco mujeres que ocupan los demás cargos de su junta directiva. “Hace 6 años hubo una jefa de la comunidad, pero toda la junta directiva era de hombres. En cambio ahora todas son mujeres”, comenta Nancy.

Comments


bottom of page