top of page

Ratificamos nuestro compromiso contigo, Madre Tierra

Cuando los poderosos dan más importancia a sus ambiciones que a las vidas, cuando se aferran a su dominio y se empeñan en exterminarnos física y culturalmente, es difícil hablar de celebrar una fecha. Por eso, las mujeres indígenas no celebramos este año el Día Internacional de la Madre Tierra. Para nosotras, es un día más de Resistencia en el que ratificamos nuestro compromiso de cuidarte, Madre Tierra, como lo venimos haciendo desde hace miles de años.


Hoy el Día Internacional de la Madre Tierra encuentra a los gobiernos del mundo reunidos en la Segunda Conferencia de Partes del Acuerdo de Escazú (COP2), un acuerdo que habla de protección a las personas defensoras ambientales, de transparencia de la información, de derecho a la participación. Pero esos gobiernos representan a un sistema que se opone en la práctica a todo esto y por eso no se enfocan en las causas estructurales de la destrucción de la Madre Tierra.


Mientras el pensamiento atropocéntrico siga siendo el hegemónico, mientras su visión fragmentada no te vea como la conjunción de todas las formas de vida, mientras no reconozcan tus derechos, Madre Tierra, tus hijas, las mujeres indígenas, seguiremos resistiendo contigo y para ti, desde nuestra memoria ancestral, hasta lograr esos cambios estructurales que garanticen realmente las vidas y los derechos.


Como ONAMIAP, hemos denunciado en la COP2 del Acuerdo de Escazú que en el Perú ese sistema colonial, racista, extractivista depredador, está arremetiendo con más brutalidad en el Perú. Nuestras voces están allí evidenciando que en el Perú se ha instaurado una dictadura cívico-militar-empresarial que nos está matando, criminalizando, estigmatizando. Por defender tus derechos Madre Tierra, que están íntimamente vinculados a nuestros derechos. Porque todo lo que nos afecta como pueblos y mujeres indígenas, te afecta a ti también.


Por eso hoy ratificamos nuestro compromiso de lucha y resistencia. Te prometemos, Madre Tierra, no rendirnos, aunque las condiciones sean las más adversas, que seguiremos construyendo el futuro ancestral del Buen Vivir y la Vida Plena.



Comments


bottom of page