top of page

Nuestra resistencia es la continuidad de la lucha de Micaela Bastidas y Tupac Amaru II

饾應饾拹饾拵饾拹 饾拞饾拸饾挄饾拹饾拸饾拕饾拞饾挃, 饾拲饾拏 饾挀饾拞饾拺饾挀饾拞饾挃饾拪饾拹虂饾拸 饾拏饾挃饾拞饾挃饾拪饾拸饾拏 饾挌 饾拞饾拲 饾挄饾拞饾挀饾挀饾拹饾挀 饾拻饾挅饾拞 饾拪饾拵饾拺饾拹饾拸饾拞饾拸 饾拸饾拹 饾拸饾拹饾挃 饾拝饾拞饾挄饾拞饾拸饾拝饾挀饾拏虂饾拸


Hace 243 a帽os, el 4 de noviembre de 1780, la rebeli贸n conducida por MicaelaBastidas y T煤pacAmaruII estall贸. No fuel el inicio ni el final de nuestra resistencia. Esa rebeli贸n, la m谩s grande de Sudam茅rica durante la Colonia espa帽ola, sum贸 en un gran caudal los r铆os de lucha iniciados desde la invasi贸n. R铆os que siguen corriendo hoy por nuestra memoria y nuestra visi贸n de futuro.


La rebeli贸n conducida por Micaela Bastidas y T煤pac Amaru II no es recordada 煤nicamente por su magnitud, porque sum贸 a los afrodescendientes y declar贸 abolida su esclavitud, porque recogi贸 los gritos de rebeld铆a. Es recordada tambi茅n por la crueldad con la que fue reprimida. No solo para escarmentar a los rebeldes, sino, principalmente, para dejar claramente establecido que el sistema dominante era intocable y que a aquellos que se atrevieran a cuestionarlo les esperaba la tortura, la muerte, el exterminio f铆sico y cultural.


Cu谩nto parecido con lo sucede ahora, cuando los pueblos nos levantamos, reclamamos que respeten nuestras voces, nuestras decisiones, nuestras vidas, nuestros derechos. Cuando el hartazgo y el dolor se expresan en una rebeld铆a justa, hist贸rica, ancestral. Entonces tambi茅n nos asesinan, nos llaman 鈥渢erroristas鈥 porque demandamos que se cambie este sistema colonial que destruye las vidas. Como hace 243 a帽os, imponen el terror. El mensaje es el mismo: el sistema es intocable, no se atrevan a cuestionarlo porque si lo hacen ser谩n exterminados.

A pesar de todo, de siglos de injusticias, seguimos aqu铆, luchando y resistiendo. Sumando nuestros r铆os hist贸ricos de rebeld铆a en un gran caudal que lograr谩 ahogar el colonialismo y regar estos territorios hoy llamados Per煤 para sembrar el Buen Vivir y la Vida Plena. Abrazando el legado de #MicaelaBastidas, #T煤pacAmaruII y los miles de hombres y mujeres ind铆genas que, antes y despu茅s, abrieron el cauce de lucha y resistencia. Nuestra lucha es la continuidad de esas luchas ancestrales. La historia lo demuestra: el miedo no nos detendr谩.

bottom of page