top of page

ONAMIAP Y FEREMIA REALIZAN DIAGNÓSTICOS COMUNITARIOS EN AYACUCHO

En Ayacucho, ONAMIAP y su organización base regional FEREMIA realizan diagnósticos comunitarios para el monitoreo de sus derechos como pueblos indígenas. Entre los primeros hallazgos se evidencia vulneraciones a su derecho a la libre determinación, a la consulta y consentimiento previo, libre e informado y al territorio.



Durante los meses de junio y agosto, la Organización Nacional de Mujeres Indígenas, Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP) y la Federación Regional de Mujeres Indígenas de Ayacucho (FEREMIA), avanzan en la ejecución de diagnósticos comunitarios en dos comunidades indígenas quechuas de Ayacucho, a través de un proceso participativo de reflexión y análisis crítico.


El proceso de ejecución de los diagnósticos comunitarios se realiza a través de un trabajo articulado de ONAMIAP y la Federación Regional de Mujeres Indígenas de Ayacucho (FEREMIA), base organizativa de ONAMIAP en la región Ayacucho y las Juntas Directivas de las comunidades. Dicho proceso incluye cuatro etapas: 1) Reuniones de presentación de la propuesta y coordinación con las juntas directivas de las comunidades, 2) Talleres de aplicación de los cuestionarios comunitarios y discusión de grupo con mujeres; 3) Revisión y análisis de los resultados y 4) Digitación y sistematización de los cuestionarios en el sistema del Navegador Indígena (esta última se realizará en el siguiente mes).


Para garantizar los enfoques de género, intergeneracional, intercultural y de derechos de los pueblos indígenas, en los talleres participaron hombres y mujeres adultas/os y jóvenes, se realizaron discusiones de grupo con mujeres y los temas se abordaron considerando las características específicas por género y generación con la finalidad de promover una mirada colectiva, crítica y reflexiva construida desde la cosmovisión y perspectivas de las comunidades.



Entre los primeros hallazgos, se evidencia que el Estado reconoce de manera limitada los derechos individuales y colectivos de las comunidades campesinas, indígenas u originarias. En ambas comunidades, se evidencia que existe una permanente vulneración a su derecho a la consulta y consentimiento previo, libre e informado; debido a que los gobiernos locales (municipios) y sus instituciones están en territorio comunal, restringiendo las acciones de las instituciones autónomas de la comunidad y limitándolas solo a convocatorias de asamblea para que “solo nos informen de lo que harán”.


Un dirigente comunal comentó que para la construcción de la carretera hubo problemas con la obra. “(Para su construcción) una cantidad podemos donar, pero al final nos piden más terreno y territorio de la comunidad. Para hacer carretera, no hacen botadero y dejan el desmonte ahí. Si reclamamos, nos dicen “¡¿Quieres tu obra o paralizamos?!”. Nosotros decimos que, si has cortado una planta, tienes que repararlo. Pero ninguna empresa lo cumple”, sentenció.

Este hecho, junto a otras vulneraciones, se agravan frente a la ausencia de información y capacitación que brinda el Estado a las comunidades sobre sus derechos como pueblos indígenas.



Otro hallazgo que comparten las comunidades de Ayacucho, es la ausencia de una reparación adecuada por parte del Estado, posterior al periodo de violencia, y los comuneros sufren aún las secuelas en la salud mental que ha dejado este periodo, hecho que es identificado como una de las causas de la pobreza monetaria. Asimismo, una de las comunidades señala que dentro de ella comunidad se instaló una base militar durante el periodo de violencia que permaneció hasta 1997; pero a la fecha, aún “entran militares a patrullar hasta cuatro días consecutivos”. Ante ello, la comunidad, que inicialmente acudía a las convocatorias de los militares, en los últimos años ha reconocido esto como una vulneración a sus derechos, y poco a poco está dejando de acudir.


Los cuestionarios comunitarios están en proceso de sistematización y elaboración de documentos de informe, los que serán devueltos a las comunidades y les será útil para elaborar sus planes de vida, presentar sus demandas y propuestas a los gobiernos locales y defender sus derechos colectivos. Articuladamente, ONAMIAP y sus organizaciones base realizarán incidencia a nivel local, nacional e internacional para avanzar hacía el pleno y efectivo reconocimiento y realización de los derechos de los Pueblos Indígenas y ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas.



Esta actividad es parte de la implementación del Navegador Indígena, una iniciativa con herramientas desarrolladas por y para los pueblos indígenas para monitorear el reconocimiento y la aplicación de nuestros derechos individuales y colectivos. con el apoyo del Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas (IWGIA) y el apoyo financiero de la Unión Europea.

Comments


bottom of page