top of page

Exigimos respeto a nuestra identidad cultural:Denunciamos discriminación en contra mujeres indígenas

Mujeres y niñas indígenas del distrito de Cotabambas y la comunidad de Colca fueron discriminadas por usar su vestimenta originaria en el complejo arqueológico de Qenqo Bajo en Cusco. Una supuesta trabajadora del DIRCETUR alegó que no podían utilizar “ese tipo de trajes” si querían grabar dentro del complejo, violando nuestro derecho a la identidad cultural.

El 25 de setiembre, 14 mujeres y niñas indígenas participaron del segundo módulo del Taller de Activismo Digital, desarrollado por ONAMIAP en coordinación con la Federación Distrital de Mujeres de Cotabambas (FEDIMUC) en la ciudad del Cusco. Como parte del taller realizamos una visita al complejo arqueológico de Qenqo Bajo, que también habíamos visitado durante la primera fecha sin inconveniente alguna.


Durante la visita, las participantes debían realizar la grabación de videos cortos y fotos. En esta ocasión, las jóvenes llevaron consigo la vestimenta tradicional cotabambina, la misma que se colocaron llegando al complejo. Al verlas cambiarse, una persona que dijo ser del DIRCETUR (Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo) se acercó a ellas y sin identificarse les dijo que no podían grabar “en esos trajes”. Esto pese a que diversos grupos de personas estaban grabando y tomando fotos en el complejo, algunos llevando globos, vestidos largos y más.

La supuesta empleada del DIRCETUR exigió que las jóvenes participantes se retiren del complejo arqueológico hacia la zona del bosque y amenazó con llamar a la policía cuando el equipo técnico de ONAMIAP intentó hacer respetar nuestros derechos.


Pese a que se le pidió en repetidas ocasiones que indique cuál es la norma que estipula que las mujeres indígenas no pueden tomarse fotos frente al complejo arqueológico con su vestimenta tradicional, la persona en cuestión se negó a dar explicaciones.


Al respecto, Medalit Álvarez, dirigenta joven de FEDIMUC, expresó: “Nos hemos sentido discriminadas y maltratadas psicológicamente. Tenemos derecho a usar nuestra vestimenta cuando queramos, no es un disfraz.”


Tras increparle que en ese momento diversos grupos de personas, entre turistas y locales, estaban grabando frente y dentro de Qenqo Bajo, la supuesta trabajadora del complejo expresó todo su racismo y discriminación y, desde su ignorancia, remarcó: “Es que ellos no van a hacer danzas”.


Esto es lo que produce la instrumentalización de nuestras vestimentas tradicionales por parte de esta sociedad centralizada y racista que mira nuestra ropa como un disfraz. Las mujeres indígenas tenemos derecho a la identidad cultural y a expresarla como queramos. Rechazamos toda folclorización de nuestra identidad cultural.


ONAMIAP condena este acto de discriminación y tomará las medidas necesarias para identificar a esta persona y prevenir que otras mujeres indígenas seamos maltratadas por las entidades del Estado que deberían protegernos.

Comentarios


bottom of page