top of page

Diálogo Intergeneracional: Mujeres Indígenas Conmemoran la Lucha y Resistencia de sus Ancestros

En conmemoración del Dia Internacional de las Mujeres Indígenas, la Federación Regional de Mujeres Indígenas de Ayacucho (FEREMIA) se reunió para honrar la memoria de sus ancestras y abordar los desafíos que enfrentan en la actualidad. Fue en el "Diálogo Intergeneracional: Mujeres Indígenas Conmemoran la Lucha y Resistencia de sus Ancestros", realizado en la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ayacucho y contó con la participación de 185 lideresas y dirigentas indígenas quechuas de diversas provincias de la región.


Participaron como ponentes Ketty Marcelo, presidenta de ONAMIAP; Karen Huere Cristóbal, ex secretaria de la juventud de ONAMIAP, integrante de la Organización de Mujeres indígenas amazónicas Asháninkas de la Selva Central (OMIAASEC); Fabiola Quichua Baldeón, presidenta de la Organización de Mujeres Indígenas de Sarhua (ORMUIS) y Carmela Aguilar Morales, presidenta Federación Provincial de Mujeres Quechuas de Vilcashuamán (FEPROMUQ Vilcashuamán).


En un primer momento, Melania Canales, presidenta de FEREMIA, destacó la importancia de recordar a las mujeres indígenas que lucharon por la justicia, la igualdad y el bienestar de las generaciones futuras. "Hoy no es un día de celebración, sino de recordar la lucha de nuestras ancestras: María Parado, Ventura Qalamaqui, Micaela Bastidas, Bartolina Sisa y otras mujeres indígenas que lucharon contra las injusticias y las desigualdades", señaló.


Ketty Marcelo, presidenta de ONAMIAP enfatizó la urgencia de seguir las enseñanzas de las ancestras en un contexto de crisis climática. "Nuestras abuelas siempre se adaptaban, llevaban sus ofrendas a los apus o a la boca de los ríos. Pero ahora se estigmatiza nuestros modos de vida como sinónimos de atraso y se impone este modelo de 'desarrollo' que enfatiza el individualismo como vía para el 'progreso'", lamentó. Por ello, es importante tener en cuenta que el sistema capitalista, al priorizar la obtención de beneficios económicos a expensas de nuestra Madre Naturaleza, agrava la deforestación y la explotación de bienes naturales, lo cual resulta en la degradación.


Uno de los puntos destacados del diálogo fue la necesidad de una estrecha colaboración entre las mujeres indígenas mayoras y las jóvenes. Las mujeres mayoras aportan la sabiduría acumulada a lo largo de los años, mientras que las jóvenes continúan tejiendo la historia de sus comunidades, enfrentando los desafíos del presente con la guía de las mayoras. Desde nuestro vínculo con la Madre Naturaleza, desde el fortalecimiento de nuestras organizaciones, desde la construcción colectiva de nuestras plataformas de lucha y de nuestras propuestas contra las múltiples violencias que enfrentamos las mujeres indígenas.


Valoremos los conocimientos y saberes de nuestras mayoras para seguir accionando y reflexionando desde nuestras propias bases organizativas. Es necesario hacer un cambio estructural y luchar por nuestros derechos colectivos”, señaló la joven lideresa Karen Huere Cristóbal.


El diálogo fue una oportunidad para reflexionar sobre las adversidades actuales, en un contexto marcado por una dictadura cívico-militar-empresarial que instrumentaliza la cultura indígena mientras socava nuestros territorios ancestrales, privando a las comunidades de alimentos, medicinas y su propia memoria histórica. Más de 500 años de enfrentar el racismo, machismo, extractivismo y la degradación de los territorios han dejado una huella profunda en las vidas de las mujeres indígenas.


Fue también un recordatorio de la resistencia y la determinación de las mujeres indígenas en Perú, quienes seguimos luchando por nuestros derechos individuales y colectivos en medio de desafíos inmensos. Y un espacio para reflexionar sobre los desafíos actuales, en un contexto marcado por una dictadura cívico-militar-empresarial que instrumentaliza la cultura indígena mientras menoscaba nuestros territorios ancestrales, lo que resulta en la privación de alimentos, atención médica y el legado histórico de nuestras comunidades.


Durante más de cinco siglos, hemos afrontado el racismo, el machismo, el extractivismo y la degradación de nuestros territorios, lo que impacta profundamente la vida de las mujeres indígenas. Por ello, es necesario recordar la resistencia y la determinación de nuestras ancestras con cuyo legado continuamos nuestra lucha incansable.


Porque las violencias continúan, incluso en el Día Internacional de las Mujeres Indígenas, porque pese a solicitar autorización para realizar el pasacalle a la Municipalidad y que ésta la confirmó verbalmente, nunca nos llegó el documento ofrecido. El Estado continúa siendo colonial, de espaldas y en contra de nuestras luchas.


El diálogo culminó con un emotivo pasacalle por las calles principales de Huamanga, donde las participantes exigieron el fin de la dictadura cívico-militar empresarial y gritaron en honor a cada una de sus ancestras quechuas. Este evento se realizó en el marco del proyecto "Voz y Liderazgo de las Mujeres", con el apoyo de Cuso International y el Gobierno de Canadá.





Comentários


bottom of page