Drop Down MenusCSS Drop Down MenuPure CSS Dropdown Menu

lunes, 5 de diciembre de 2016

Seguimos Construyendo Propuestas frente al Cambio Climático




Las mujeres de la Onamiap hemos emprendido un camino de lucha no sólo por nuestros derechos como mujeres y pueblos indígenas, sino por aquellos de nuestra madre tierra. En este sentido, venimos trabajando en propuestas que nos permitan adaptarnos y mitigar el cambio climático, que tanto nos viene afectando, tanto en la zona andina como en la amazónica.

El presente año 2016 hemos desarrollado tres talleres en los departamentos de Madre de Dios, Ucayali y San Martín, con mujeres amazónicas provenientes de los pueblos Shawi, Asháninka, Yanesha, Kukama, Awajún, Wampís y Shiwilu, con el objetivo de reflexionar sobre los efectos del cambio climático en nuestros territorios, informarnos sobre las distintas políticas públicas que se diseñan en conjunto con el Estado Peruano, y generar propuestas que garanticen nuestros derechos.

Por ello, este año cerraremos este conjunto de actividades con un Encuentro Nacional sobre Participación de las Mujeres Indígenas en la Conservación de los Bosques y Aportes frente al Cambio Climático, a llevarse a cabo en Lima este 6 y 7 de diciembre.


viernes, 2 de diciembre de 2016

Participaremos de audiencia especial de la CIDH por impactos de acuerdos comerciales a derechos humanos




La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), atendiendo la solicitud e información remitida por un conjunto de organizaciones indígenas y de sociedad civil de Chile, México y Perú, en la que se alerta sobre los graves impactos que tienen los acuerdos comerciales en los derechos humanos, como el Acuerdo Transpacífico (TPP), decidió conceder una audiencia temática especial para recabar mayores antecedentes este 7 de diciembre en Panamá.

Desde Perú, la ONAMIAP - Organización Nacional de Mujeres Indígenas y Amazónicas del Perú, la Red Peruana por una Globalización con Equidad (REDGE) y la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH), somos las organizaciones peticionarias de dicha audiencia.

Entre los impactos que son resaltados destacan la amenaza que representan los mecanismos de solución de controversias para la adopción de políticas públicas en favor de derechos de las personas, debido al efecto inhibidor y de inacción que estos tienen en los estados.

Asimismo, se cuestiona la ausencia, y denegación en el caso de Chile, de someter a consulta indígena el TTP, como obliga el Convenio 169 de la OIT frente a medidas administrativas o legislativas susceptibles de afectar sus derechos, como es el caso de los acuerdos comerciales y de inversión que profundizan los proyectos extractivos y de infraestructuras que se imponen en sus territorios ancestrales, como establece en su informe 2015 la Relatora Espacial de la ONU sobre Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz. Esto es especialmente preocupante, si se considera que en dichos tres países habitamos la mayor proporción de población indígena en América Latina, luego de Guatemala y Bolivia.

Otros aspectos destacados son las disposiciones del capítulo de propiedad intelectual del TPP, como la extensión de los derechos de autor; los riesgos de la patentación de la semilla (UPOV-91) y su impacto en la soberanía alimentaria; el aumento de años de protección de la información de medicamentos, que retrasan la entrada de versiones genéricas y comprometen los recursos de salud pública, entre otros.


viernes, 25 de noviembre de 2016

Siete años de lucha contra las violencias hacia las mujeres indígenas



Las mujeres indígenas de la ONAMIAP cumplimos siete años de organización y de lucha por la erradicación de todo tipo de violencia contra la mujer indígena. Por ello hoy, 25 de noviembre de 2016, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, no sólo queremos reflexionar sobre los caminos y logros obtenidos como organización de mujeres indígenas, sino también reafirmar nuestro compromiso para seguir luchando contra las diferentes formas de violencia y discriminación que nos afectan.

La violencia contra la mujer, en general, y contra la mujer indígena en particular, es un problema grave en el Perú que, según el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI), ocupa el vergonzoso primer lugar en América Latina y tercero en el mundo en los delitos asociados con la violencia de género.

La violencia contra las mujeres indígenas es sistémica y estructural. Según el informe de la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, presentado en 2015, una de cada tres mujeres indígenas ha sufrido una violación al menos una vez en su vida.

“Las probabilidades de que las mujeres indígenas sean violadas son significativamente mayores que en el caso de las mujeres no indígenas”, dice el informe.

Por si fuera poco, las mujeres indígenas tenemos los más altos índices de pobreza, la peor atención en salud y educación, y mayor inequidad en el acceso al empleo y remuneraciones. Además, la tasa de mortalidad materna en los pueblos indígenas es desproporcionalmente elevada, por lo que es urgente implementar políticas de salud con enfoque intercultural que realmente respeten los derechos a la libre determinación y autonomía.

La discriminación y el racismo son formas de violencia: las mujeres indígenas sufrimos la estigmatización de los medios de comunicación masivos cuando nos muestran como sucias, tontas, ignorantes y, en el caso particular de las amazónicas, como mujeres-objeto hipersexualizadas.

A su vez, la incursión en nuestras comunidades de los megaproyectos de infraestructura y de actividades extractivas traen consigo formas de violencia contra nuestros pueblos, cuyos impactos son más duros para las mujeres y los niños.  Las actividades extractivas, al afectar nuestro territorio, no sólo modifican nuestras actividades productivas, sino que muchas veces nos obligan a las mujeres y niñas a someternos a sistemas de exclavitud moderna, como la prostitución o los trabajos forzados, para garantizar nuestra supervivencia.

Por ello, las mujeres organizadas en la Onamiap nos comprometemos, en este nuevo año de trabajo, a seguir defendiendo nuestros derechos como mujeres y como pueblos indígenas.

En este sentido, trabajaremos sobre todo en nuestra demanda por la creación de la Defensoría de la Mujer Indígena, un organismo que pueda atender nuestras demandas desde un enfoque intercultural y de género. A su vez, seguiremos insistiendo en la modificación la Resolución de la Sunarp 343 (directiva número 10, acápite 5.6) para que se incorpore la cuota de género en la conformación de las Directivas Comunales, lo que permitirá que las mujeres indígenas tengamos voz y voto sobre los diversos proyectos económicos o de infraestructura que se quieran implementar en nuestros territorios, entre otras cosas.

Ratificamos así nuestro compromiso por la defensa de nuestros derechos y nuestros territorios como mujeres y pueblos indígenas, nos pronunciamos en contra de todas las actividades extractivas que vulneran nuestras vidas y la de la madre tierra, y nos reafirmamos en la lucha por la preservación de nuestras culturas y sabidurías ancestrales.

¡Mujeres Indígenas, unidas y organizadas por nuestros derechos y los de la madre tierra, frente a todas las violencias!


lunes, 7 de noviembre de 2016

ORGANIZAREMOS EVENTO DURANTE LA #COP22

Aportes de las Mujeres Indígenas al Cambio Climático es el nombre del evento que la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas tendremos a cargo nuestro durante la vigésimo segunda Conferencia de las Partes (COP22) que sucede en Marrakesh este año.



El evento tendrá lugar el día 10 de noviembre, a las 5:30pm (hora local) dentro del Pabellón de las Comunidades y los Pueblos Indígenas, en la Zona Verde.

Desde nuestra fundación, en el 2009, como Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú – ONAMIAP, hemos trabajado en la construcción de estrategias frente al cambio climático como uno de nuestros ejes estratégicos. En este sentido, participamos activamente en la COP20  y la Cumbre de los Pueblos realizadas en Lima y en la COP21 de París, y actualmente sumamos nuestros aportes y propuestas en diversos espacios de diálogo, tanto con el Estado y como con la sociedad civil, integrando la Comisión Nacional sobre Cambio Climático.

Desde hace miles de años, los pueblos y las mujeres indígenas mantenemos una relación armónica con la naturaleza, que permiten el cuidado de la biodiversidad y de la seguridad alimentaria. En el Perú, los pueblos indígenas aportamos el 70% de los alimentos que se consumen en todo el país. Por convicción, prácticas y conocimientos ancestrales, nos comprometemos a continuar cuidando a nuestra Madre Tierra.

El Perú es el tercer país más vulnerable del mundo frente al cambio climático. Nuestra diversidad biológica y cultural (somos 55 pueblos indígenas reconocidos) no permiten enfrentarlo. Somos parte del Ande y la Amazonía, con sus glaciares en desaparición y la deforestación producto del extractivismo irracional. Es urgente tomar ahora medidas para su cuidado y preservación, que benefician no solo al Perú sino al mundo entero.

Por ello, dentro de este evento, y a partir de nuestras experiencias, presentaremos las propuestas que hemos elaborado para que nuestras voces como mujeres y pueblos indígenas sean tomadas en cuenta.

Para la COP22 - en Marruecos, 2016, proponemos:


  1. Garantías para la participación de los pueblos y las mujeres indígenas en todos los espacios nacionales e internacionales de decisión de políticas sobre cambio climático. Reconocimiento efectivo de nuestra especial vulnerabilidad y de nuestros aportes y propuestas.
  2. Mantenimiento e institucionalización del Pabellón Indígena en todas las COP, como un espacio de reconocimiento de nuestra vulnerabilidad, nuestros conocimientos y prácticas ancestrales de cuidado de la Madre Tierra, información, discusión y construcción de propuestas.
  3. Garantía del derecho indígena al territorio en todas las políticas públicas sobre cambio climático, en particular REDD+. Seguridad jurídica territorial y derecho a la gobernanza territorial. Compromiso de promover el acceso de las mujeres indígenas a esta gobernanza.
  4. Participación directa de los pueblos y las mujeres indígenas en la gestión del Fondo Verde, el diseño de proyectos que serán financiados con este fondo, su implementación y monitoreo. Priorización de los proyectos presentados por los pueblos y las mujeres indígenas.
  5. Visión integral ecosistemica. En particular, el cuidado de los glaciares andinos y la Amazonía, su intrínseca relación en la regulación de los ciclos de agua. Garantía de cuidado y conservación de todas las fuentes de agua.
  6. Visión indígena integral de los bosques, como lugares de vida de múltiples especies, fuentes de alimentos y medicinas naturales; ecosistemas reguladores de los ciclos del agua y espacios para el ejercicio de la espiritualidad de los pueblos indígenas.
  7. Reconocimiento expreso y protección de los conocimientos y saberes ancestrales de los pueblos indígenas, en particular de las mujeres indígenas, en el cuidado de la Madre Tierra y la adaptación y mitigación frente al cambio climático.


Y al Estado peruano:


  1. Garantizar los presupuestos para la plena implementación del Plan Nacional de Género y Cambio Climático, con la participación de las mujeres indígenas en la ejecución y el monitoreo de este plan.
  2. Garantizar los presupuestos para la plena implementación del Programa Nacional Comunitario de Adaptación Climática, con la participación de las organizaciones de los pueblos y mujeres indígenas en su ejecución y monitoreo.
  3. Garantizar la continuidad y ampliación de la participación de los pueblos y las mujeres indígenas en todos los espacios locales, regionales y nacionales de discusión de políticas públicas frente al cambio climático.


Esta es nuestra experiencia, estos son nuestros aportes, estas son nuestras propuestas. Todo ello sustentado en nuestros derechos como pueblos y mujeres indígenas, para la continuidad de todas las formas de vida, por la construcción colectiva del Buen Vivir para todos y todas.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Perú: Voces de las Mujeres Indígenas durante el Pre-Foro Social Panamazónico

Delegación de la Onamiap para el Pre-Foro Social Panamazónico.


Mujeres de diferentes regiones, provenientes de las bases de la Onamiap, de los pueblos originarios Shawi, Shiwilo, Awajun, Yanesha  Shipibo, Asháninka y Kukama Kukamiria, participamos del Encuentro de Mujeres Indígenas que se realizó en el marco del Pre VIII ForoSocial Panamazónico, en la ciudad de Tarapoto los días 28 y 29 de octubre. A este encuentro también asistieron mujeres de otras regiones, tanto amazónicas como andinas, con el objetivo de compartir y articular nuestras luchas y nuestras propuestas.

El encuentro de mujeres se dio como parte del programa del Eje Mujeres Panamazónicas-Andinas: Diversidades y Diálogos Interculturales, que facilitó la Onamiap y el Grupo Impulsor Mujeres y Cambio Climático.Este encuentro nos permitió compartir experiencias de resistencia y alzamos nuestras voces en los temas que consideramos más prioritarios, que la compartimos a continuación.

Entre las principales conclusiones está la urgencia por parte del Estado de garantizar el diálogo intercultural con las comunidades indígenas, lo que implica el uso de un lenguaje menos técnico para abordar temas que involucren nuestros derechos; así como el uso de nuestros idiomas oficiales.

Se abordó también la necesidad de que se cumpla a cabalidad con lo dictado por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo(OIT), tratado sobre derechos de los pueblos indígenas que ratificó el Perú en 1994 y entró en vigencia al año siguiente. Al respecto, concluimos que es crucial que se declare la titularidad integral de nuestros territorios como pueblos originarios; es decir, que las comunidades nativas dispongamos del área total de nuestro territorio ancestral y no solo de aquellas zonas que son cultivables.

Concluimos que la violencia y persecución política contra los y las defensoras territoriales y la vulneración de los derechos de las mujeres, por parte del Estado y las propias empresas extractivas, responde a una ausencia base: no contar con una titulación colectiva e integral del territorio.

“Se debe hacer una reforma constitucional para la clara inclusión de los derechos territoriales de los pueblos indígenas”, expresó Ketty Marcelo, presidenta de la Onamiap.

Violencia de Género

La violencia de género es un problema que se encuentra instalado dentro de las comunidades, tanto amazónicas como andinas. El machismo que prevalece dentro las estructuras socio-culturales no sólo se ve reflejado en el índice de violencia doméstica, sino también en la legitimización de las violaciones sexuales, la trata de niñas, y en la impunidad que rodea a estos crímenes incluso en el seno de nuestras comunidades. 

Por ello, desde nuestro grupo sectorial de trabajo, exigimos que se declare en emergencia la situación de las mujeres por causa de la violencia de género, y que la implementación de la Ley –aprobada el 2015– para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar tenga un enfoque intercultural.


Camino al VIII FOSPA


Durante la cita de dos días, las mujeres compartimos experiencias de resistencia y alzamos nuestras voces en los temas que consideramos más prioritarios. Durante el encuentro pudimos recopilar muchos testimonios respecto a los abusos cometidos por empresas extractivas de minería e hidrocarburos, y al acuciante avance de los efectos negativos del cambio climático.

Por ello, otra de las propuestas que surgieron fue la de exigir al Gobierno que se declare la intangibilidad de los recursos naturales para que no sean depredados, como sucede hasta ahora, y así también garantizar la recuperación y conservación de nuestros saberes tradicionales.

“Estamos perdiendo nuestros conocimientos valiosos. Antes, cuando necesitábamos alimentos, íbamos al rio o al monte. Ahora ya no podemos, porque nuestros ríos están contaminados o porque han desaparecido debido a las actividades extractivas y al cambio climático”, dijo Gladis Vila, representante de la Onamiap.

Todas unidas quedamos con el compromiso de seguir articulando nuestras organizaciones y nuestras propuestas para la protección de nuestros bosques, nuestra biodiversidad, nuestros conocimientos y nuestros valores. Para ello, seguiremos exigiendo e impulsando la modificatoria de los estatutos comunales para que las mujeres también participemos en los espacios de toma de decisiones y asumamos cargos dirigenciales.


Dato


En los próximos días se dará a conocer el detalle de cada una de las propuestas que se presentó al fin del preforo. Éstas deben ser antes consensuadas por los diversos grupos participantes. El VIII Foro Social Panamazónico se llevará a cabo en la ciudad de Tarapoto del 28 de abril al 1 de mayo de 2017.

Slider