top of page

<strong>EXIGIMOS QUE EL CONGRESO ARCHIVE LEY QUE LEGALIZA LA DEFORESTACIÓN DE BOSQUES AMAZÓNICOS<...

El Congreso de la República pretende aprobar por insistencia una ley que legalizaría la deforestación de bosques con el objeto de promover la agricultura en la Amazonía. El Proyecto de Ley busca quitarle un rol determinante al Ministerio del Ambiente (MINAM) para otorgárselo al Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI). Además, facilita el otorgamiento de derechos sobre los bosques sin que se haya culminado la zonificación forestal. Y exime de responsabilidad penal y administrativa a todos los titulares de predios agrarios en la Amazonía, incluso cuando hayan deforestado ilegalmente grandes extensiones de bosque.

El 7 de julio del 2022, el Congreso aprobó la "LEY QUE MODIFICA AL ARTÍCULO 29 DE LA LEY 29763, LEY FORESTAL Y DE FAUNA SILVESTRE E INCORPORA DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS ORIENTADAS A PROMOVER LA ZONIFICACIÓN FORESTAL" y lo remitió al Poder Ejecutivo para que sea firmado y publicado. Sin embargo,el 8 de agosto el Ejecutivo observó esta norma por contravenir la legislación forestal y la propia Constitución Política, que reconoce los derechos a la vida, a un ambiente equilibrado y adecuado, así como la obligación del Estado de promover la conservación de la diversidad biológica.

Debido a la observación del Ejecutivo, el proyecto retornó al Congreso y fue remitido a la Comisión Agraria y a la de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afroperuanos, Ambiente y Ecología (CPAAAE). El 4 de noviembre la Comisión Agraria emitió dictamen para insistir en la aprobación del texto del proyecto de ley a pesar de las observaciones del Ejecutivo. En esta semana la CPAAAAE discutirá el dictamen sobre el proyecto de ley observado.

En el Perú el Estado ha promovido sistemáticamente la agricultura en la Amazonía, otorgando predios agrarios, muchos de los cuales se superponen a los territorios colectivos ancestrales de los pueblos indígenas y constituyen una forma de despojo territorial. Además de ello, para realizar actividades agrícolas en la Amazonía se ha tenido que deforestar millones de hectáreas de bosque, siendo la deforestación una causa principal de la crisis climática que enfrentamos.

De aprobarse el proyecto de ley, todas las personas que hayan deforestado ilegalmente, pero tengan certificados de posesión o títulos de predios agrarios, serán eximidos de cualquier responsabilidad. Así, esta amenaza no solo trae consecuencias gravísimas para la protección y el cuidado de la Madre Naturaleza, sino que además dejará en total impunidad las invasiones y daños en territorios ancestrales indígenas.

Como ONAMIAP somos muy críticas al rol ineficaz que viene desempeñando el MINAM en la protección y defensa de nuestro medio ambiente, y que continuará si no se logran reformas estructurales que superen la visión hacia la naturaleza como recurso económico y abandonemos el modelo extractivista actual. Sin embargo, nos manifestamos en contra de que dicho Ministerio ceda facultades al MIDAGRI para el otorgamiento de derechos a terceros sobre los bosques. Esto porque, insistimos, hay basta evidencia de que una de las principales causas de la crisis climática es la deforestación con fines agrarios.

La extrema sequía que estamos atravesando en el Sur y el fortísimo friaje que enfrentamos en la Amazonía no son cuestiones fortuitas, tienen su origen en todo el maltrato hacia nuestra Pachamama, Madre Tierra o Madre Naturaleza.

A pesar de las graves afectaciones al territorio y a los derechos de los pueblos indígenas, este Proyecto de Ley no ha sido sometido a un proceso de consulta previa, ni mucho menos tiene el consentimiento de los pueblos indígenas. Además, afecta directamente el derecho constitucional a un medio ambiente sano y equilibrado, que se traduce, de acuerdo con nuestra cosmovisión, en el bienestar de la madre naturaleza; y vulnera los derechos territoriales de los pueblos indígenas, así como pone en riesgo nuestra subsistencia física, cultural y espiritual.

Por todo ello, desde ONAMIAP exigimos que las Comisiones del Congreso se allanen a las observaciones del Ejecutivo y archiven inmediatamente esta nefasta iniciativa legislativa. Hacemos un llamado urgente a las organizaciones indígenas, a la sociedad civil y a los organismos de protección de derechos humanos a reflexionar y a defender a la Madre Naturaleza de las actividades extractivas que la están matando.

Comments


bottom of page