top of page

MÁS TRAICIÓN

El abrazo de Pedro Castillo con Jair Bolsonaro es una vergüenza. El presidente de Brasil es el máximo representante de la ultraderecha en el continente. Tiene una política sistemática de exterminio y despojo territorial contra los pueblos indígenas. Niega la crisis climática. Privilegia las actividades económicas sobre el cuidado de la vida en plena pandemia de Covid-19. Su ultraconservadurismo rechaza toda política conducente hacia la igualdad de género. 


Apostamos por un sindicalista, aun sabiendo que era machista y homofóbico, porque tenía claridad sobre la opresión de clase. Pero hasta en eso Pedro Castillo ha claudicado. ¿Cómo puede un hombre que prometió cerrar brechas de desigualdad y reivindicar a los pueblos indígenas abrazar a este nefasto personaje? ¿Es este un giro definitivo hacia la ultraderecha? La traición sigue consumándose…


Komentar


bottom of page