top of page

Los retos de la equidad de género y el cambio climático



Por Gladis Vila Pihue.


No es posible proteger los bosques amazónicos, si no garantizamos primero el cuidado de las fuentes de agua. La condición para lograrlo es la plena seguridad de nuestros territorios.

La principal preocupación de las delegaciones presentes en el Caucus Indígena de la COP 21 de París, representantes de millones de hermanos y hermanas de todo el mundo, es la explícita exclusión de los derechos de los pueblos indígenas en el artículo 2 del borrador del Acuerdo de París que está siendo negociada por las Partes en Le Bourget.


Aunque el sentido común indica que ya no es posible abordar el cambio climático solo con un enfoque ambiental, separado de los derechos humanos, la misma exclusión enfrentan los derechos de las mujeres, incluso dentro de nuestras propias organizaciones indígenas nacionales.


La realidad es que el cambio climático afecta a toda la humanidad, pero de manera diferenciada a las mujeres indígenas, debido al rol que cumplimos en la sociedad.

Para nosotras, la clave es el cuidado y protección de nuestros glaciares y fuentes de agua porque solo estos pueden asegurar la protección de nuestros bosques amazónicos y una mayor captación de carbono. Junto con nuestra Madre Tierra, las mujeres indígenas debemos defender el agua que es nuestra sangre.


Para las mujeres indígenas, todo va en armonía: nosotras no podemos proteger nuestros bosques amazónicos si es que no garantizamos el cuidado del agua. Por ello, lo primero es la protección de nuestros glaciares, así como de las cabeceras y las fuentes de agua; siendo la principal forma de lograr esto, con el pleno reconocimiento y seguridad de nuestros territorios ancestrales.


Además, las mujeres indígenas poseemos conocimientos tradicionales valiosos sobre el cuidado de la Madre Tierra, el agua y la soberanía alimentaria. Sin embargo, no tenemos el respaldo del Estado.


Desde la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP) y otras organizaciones de mujeres indígenas, nos hemos acercado tanto al Ministerio del Ambiente (MINAM) como al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), porque ambos sectores son extremadamente importantes en Perú y deben estar articulados.


Para nosotras, es fundamental contar con un Plan de Acción de Enfoque de Género frente al Cambio Climático en Perú, pero no queremos un plan hermoso que solo sirva para decorar la biblioteca, nosotras necesitamos un plan que sea un instrumento de transformación que nos permita implementar los diferentes programas de adaptación comunitaria que estamos desarrollando.


Consideramos que es urgente movernos hacia una mejor coordinación entre las mujeres indígenas, amazónicas y andinas, juntarnos con la juventud y otros sectores sociales, articularnos con la cooperación internacional. Ya no podemos seguir caminando solas, porque si no no vamos a ser capaces de reducir los impactos del cambio climático ni detener la crisis climática que ya estamos experimentando ahora.


Por ello, exigimos a los estados que los fondos para la mitigación de los efectos del cambio climático sean más accesibles para las mujeres indígenas. Y a todos quienes han tenido acceso a las negociaciones climáticas en la COP 21, les insistimos en que deben convertirse en aliados del esfuerzo global para asegurar los derechos de los pueblos indígenas con un acuerdo climático global que sea vinculante y progresivo.


________________________________________________________

Publicado en la edición en inglés de Telesurtv (http://bit.ly/1RHf6Wz)

Commenti


bottom of page