top of page

La dictadura congresal va por la tercera moción de vacancia presidencial



El Congreso de la República debate mañana la tercera moción de vacancia contra el gobierno de Pedro Castillo. Un acoso orquestado por los poderes económicos a través de sus operadores en los poderes del Estado. Empresarios, Poder Legislativo, Poder Judicial, Fiscalía y los grandes medios de comunicación son los responsables de la permanente crisis política que ha provocado que hoy tengamos el quinto gabinete ministerial en 16 meses.


En un alarde permanente de poder el Congreso aprueba, una tras otra, leyes que vulneran sistemáticamente los derechos humanos, principalmente los derechos de los pueblos indígenas, sin consultarnos ni obtener nuestro consentimiento, sin siquiera convocar a nuestras organizaciones representativas para pedir nuestra opinión. Y hace caso omiso a las observaciones del Ejecutivo. Niegan permisos de viaje al presidente, pero (en política no hay casualidades) el Poder Judicial autoriza a Keiko Fujimori a viajar al extranjero.


Quiere manejar el presupuesto nacional a su antojo e incluir iniciativa de gasto en sus leyes para manipular a la población. Y sobre todo para perpetrar la corrupción con impunidad. Esa que fue uno de los sellos de la dictadura fujimorista, junto con los crímenes de lesa humanidad. Hoy, la dictadura la ejercen desde el Congreso.


Algunos sectores plantean ingenuamente instaurar mesas de diálogo para salir de esta crisis política, cuando es obvio que a la derecha no le interesa dialogar. La presidenta del Poder Judicial convocó a una reunión del Consejo de Estado y el presidente del Congreso se negó a asistir.


El cerco alrededor del gobierno se sigue cerrando, parte del cual fue la irracional acusación fiscal al presidente Castillo por “traición a la patria”. Incluso el congresista Esdras Medina, de Somos Perú, anunció que impulsaría una nueva moción para suspender del cargo al jefe de Estado durante doce meses.


Todo este alarde de poder, todos los mecanismos por los que lo ejercen, configuran un escenario que reproduce los oscuros tiempos de la dictadura fujimorista de los noventa. Y eso es precisamente lo que nos espera si procede la vacancia contra Pedro Castillo: tiempos aún más oscuros de vulneración de derechos humanos, de destrucción de la Madre Naturaleza, de corrupción e impunidad.


Como ONAMIAP hemos sido claras y lo seguimos siendo. Desde una posición vigilante y crítica al gobierno de Pedro Castillodecimos NO A LA VACANCIA PRESIDENCIAL. Lo que el Congreso busca con su dictadura es perpetuar esta crisis en la que los poderosos sectores económicos aseguran sus privilegios.


La crisis es estructural, entonces, el cambio debe ser estructural. Por eso insistimos en que debe convocarse a una Asamblea Constituyente Popular, Plurinacional, Soberana y Paritaria, para construir desde las bases de los movimientos sociales, desde los pueblos indígenas y nuestras organizaciones, el camino hacia un nuevo modelo que garantice las vidas, los derechos, la dignidad.

Comments


bottom of page