top of page

Día mundial del agua

La Madre Naturaleza nos habla: hay que saber escucharla


Nuestras abuelas nos dicen: “hay que saber escuchar a la Madre Naturaleza, ella nos habla”. Y ahora nos está diciendo que está herida, que está sufriendo. El Día Mundial del Agua nos encuentra hoy con desbordes, inundaciones y huaicos. Primero fue el Yaku, ahora El Niño. Ya son más de 60 personas muertas y decenas de miles de damnificados por los desastres climáticos.


Todos previsibles. Pero a este sistema y su Estado no le importan las vidas. No hay medidas de prevención. Cada año los desastres se repiten y van los/as funcionarios/as llevando “ayuda”, siempre insuficiente, para tomarse la foto. Peor hoy con una dictadura que busca legitimarse con dádivas. Pero la dignidad de los pueblos y las mujeres indígenas, los más afectados por los desastres, no se compra ni se vende.


La crisis climática no es espontánea, es producida por el consumismo y alimentada por el extractivismo. Nuestros glaciales van despareciendo y son la fuente primaria de nuestros ríos. Nuestros bosques, reguladores del ciclo del agua, son arrasados. Nuestras fuentes de agua son contaminadas por la minería, el petróleo, los desechos del narcotráfico. Perdemos nuestras fuentes de alimentos, se destruyen las vidas.


Los pueblos y las mujeres indígenas cuidamos el agua porque ella nos cuida. Desde nuestra ciencia y tecnología ancestrales sabemos protegerla y preservarla. Reforestamos nuestros ojos de agua con plantas nativas, hacemos siembra y cosecha de agua, limpiamos los cauces, hacemos reservorios. Todo aquello que nuestras abuelas nos enseñan porque saben escuchar a la Madre Naturaleza y seguimos aprendiendo a oírla.


Porque somos parte de ella. Pero el antropocentrismo nos coloca como el centro de la “creación”, nos dice que la naturaleza es un recurso para explotar. Por eso, desde nuestra identidad y nuestra memoria ancestral, seguimos resistiendo y luchando por un cambio estructural que ponga las vidas y los derechos, nuestros derechos y los de la Madre Naturaleza, como el centro. Por eso recuperamos y revaloramos nuestra ciencia y tecnología ancestral para enfrentar la crisis climática.


Cada 22 de marzo, desde 1993, se celebra el Día Mundial del Agua. Nosotras le rendimos homenaje cuidándola, alimentándola. Ofreciendo un modo de vida que defiende las vidas. Exigiendo al Estado que cumpla con su obligación de protegerlas.



Comments


bottom of page